Sobre La Clausura del Amor de Pascal Rambert

Por Ani Bustamante

laclausuradelamor

Pocas veces se experimenta en (y con) el teatro una entrega semejante a la que asistimos en La Clausura del Amor: estallidos de fibra sin-nombre, ecos de un decir que nunca logra pronunciarse del todo, desfallecimiento. Esto es lo que me deja la brillante obra de Pascal Rambert, dirigida por Darío Facal y actuada por Lucia Caravedo y Eduardo Camino.

La obra plantea un final, enunciado desde el título como “clausura”, que nos llevará por una experiencia que cruza el lenguaje y la existencia misma. Estamos delante de lo más crudo y cruel de la vida, de todo aquello que fue velado por obra y gracia del amor. Jacques Lacan dice que el amor funciona como suplencia de aquello que no hay, y hace que allí, en la falta misma, en la grieta que nos constituye, surja una posibilidad, un teatro quizá, en el que se ponga en juego un sentido.

A partir de la clausura del amor, todo el teatro y el sentido tambalea; y esto es lo que nos muestra magistralmente la obra, ya que, capa a capa, va destejiendo los hilos de la representación mientras la palabra de amor cesa y el mundo parece  derrumbarse. Este es el punto que me interesa y parece mejor logrado de la obra, el punto que hace de ella algo que va mucho más allá de la historia de una pareja y su separación.

14608651_1761569030772481_8591346219110623942_o.jpg

Empieza la representación

Luces blancas sobre un amplio escenario vacío.

Este es el final, dice él. Ella enmudece. 

A partir de aqui, Audrey y Stan llevan las palabras hasta el limite en el que éstas desfallecen, mientras sus cuerpos se enredan en los vacíos del lenguaje. Los protagonistas son una pareja de actores y la obra transcurre en un teatro, en medio de las luces blancas del ensayo. Escenario desnudo, teatro vacío.  Final.

¿Cuál es la representación? ¿Se puede representar un final?

¿Qué resta después de la escena del amor? ¿es el amor representable? ¿se puede seguir confiando en la representación para cobijar el cuerpo y velar nuestra desnudez?

Dice Stan: las cosas solo existen porque son dichas

¿Y qué sucede con lo imposible de representar, de decir, de nombrar?

Negro…

Se apagaron las luces, parecía no quedar rastro de nada, salvo un hueco en el pecho, una inmovilidad en el cuerpo. Desconcierto. Fin de la obra. Aplausos.

Se apagaron las luces y el verbo, los significados, el sentido cesó.

Es altamente interesante el nudo que se establece entre amor, final, lenguaje y teatro. Stan plantea un final, que paradójicamente lanza lo que pareciera la verborrea ilimitada de un hombre que no encuentra el punto, el acto final. La obra empieza con un final, estalla, se despliega en el vano intento por decir la última palabra, aquella que cierre y colme el sentido. La caída del velo del amor, es también la caída de los velos del lenguaje, un lenguaje que cada uno de ellos exalta, hace vibrar en el cuerpo ante los limites del decir, hasta desatar el tejido de la lengua y caer:

noto tu cuerpo queriéndome arrancar la lengua con todas sus fuerzas 
queriendo asesinar mis elementos de lenguaje 
has roto el lenguaje que habitaba en mí 
ya no tengo palabras 


Por su parte Audrey:
la sintaxis debe de estar en algún sitio quizá allí 
al fondo de la sala debajo de una silla 
menuda mierda Stan menuda mierda 

Audrey queda fuera, fuera de la sintaxis, de la casa del lenguaje. Él, rompe la red que lo sujetaba, la red del lenguaje que se teje a fuerza de recibir el impacto de la lengua del Otro sobre el cuerpo desnudo.  Se hace evidente que lenguaje  y amor tienen un vínculo constitutivo.

Dice Stan:

estoy prisionero 
eso es 
manifiestamente prisionero 
imagínate una red 
una malla 
eso es imagina una red una gran red 
respecto al trabajo que hacemos claro que ves esa red 
estás acostumbrada 
es algo que sabes hacer 
que aparezcan las cosas cuando no están 
bien 
así que intenta imaginar 
intenta visualizar esa red 
intenta hacerla aparecer 
intenta que aparezca a la vista en grande 
bien grande 
puedes lanzarla por la habitación 
desplegarla 
hacer que aparezca de aquí a allí y de aquí hasta el techo 
y mantenerla abierta 
pues mira yo estoy dentro 
justo en el centro 
y ya no puedo más 
no puedo más Audrey 
no puedo más 

14601072_10153956503502283_2351933930400936687_n.jpg

Pascal Rambert nos lleva hasta la clausura del amor,  lo cual trae como consecuencia que la representación, el teatro de la vida y sus personajes, también se clausure. La relación con la filosofía y psicoanálisis franceses hace evidente la filiación del autor con su cultura, en tanto busca operar allí en donde el lenguaje muestra sus limites, desobsesivizando un discurso que pretende colmarlo todo de sentido, y con esto mostrar un cuerpo enfrentado a sus pulsiones y latidos.

Dice Derrida: “La teatralidad debe atravesar y restaurar de parte a parte la “existencia” y la “carne”. Se dirá entonces del teatro lo que se dice del cuerpo”*.

Esta obra está alineada con los pensadores de la discontinuidad, del abismo, del acontecimiento. Se hace necesario cerrar el telón, clausurar un lenguaje, para darle lugar a lo nuevo, en su carácter de impensado. Es preciso deconstruir, deconstruir aquello que nos representaba y nos colocaba como “iguales” (y este es un tema entre Audrey y Stan, quienes vivían una vida llena de semejanzas) para dejar surgir la diferencia, que en su dolor y en su vitalidad, traerá consigo una otra escena, un otro tipo de teatro, en el cual el cuerpo toma dimensiones estremecedoramente orgánicas.

“Por ello, pensar la clausura de la representación, es pensar el cruel poder de muerte y de juego que permite a la presencia nacer de sí, disfrutar de sí por la representación en donde ella se evade por su diferencia. Pensar la clausura de la representación es pensar lo trágico: no como representación del destino, sino como destino de la representación. Pensar su necesidad gratuita y sin fondo”*.

Si algo llama la atención en La Clausura del Amor es esa búsqueda vertiginosa de sentido, que se manifiesta en la pulsación acelerada de las palabras, en el temblor del cuerpo cuando intenta lo imposible: nombrar el final.

Los actores se dejan la vida en el escenario, y el escenario lo cubre todo, el escenario es también el cuerpo del espectador, que deviene caja de resonancia.

¿Cuál es la gramática del final?

Si el amor viene a suplir nuestra falta-en-ser, y con él logramos anudar el sentido, hilvanar un cuerpo, fijar una dirección para nuestra casa, su final nos arroja, nos coloca por fuera, haciendo más patente ese ser-para-la-muerte heideggeriano, que sin embargo muestra su nacimiento.

Pura presencia que nos arranca de la representación del yo sobre sí mismo. Ya sin espejos estamos allí. Atónitos, presentes. Vivos.

______________

Escuchar el audio del conversatorio sobre la obra:

*Derrida, Jacques; El teatro de la crueldad y la clausura de la representación

Anuncios

Trackbacks

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Por Ani Bustamante Pocas veces se experimenta en (y con) el teatro una entrega semejante a la que asistimos en La Clausura del Amor: estallidos de fibra sin-nombre, ecos de un decir que nunca logra pronunciarse del todo, desf..…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: